The Silence of the Hacks

screenshot-2017-02-17-18-15-34

 

Paul Krugman, February 17, 2017
The New York Times

The story so far: A foreign dictator intervened on behalf of a U.S. presidential candidate — and that candidate won. Close associates of the new president were in contact with the dictator’s espionage officials during the campaign, and his national security adviser was forced out over improper calls to that country’s ambassador — but not until the press reported it; the president learned about his actions weeks earlier, but took no action.

Meanwhile, the president seems oddly solicitous of the dictator’s interests, and rumors swirl about his personal financial connections to the country in question. Is there anything to those rumors? Nobody knows, in part because the president refuses to release his tax returns.

Maybe there’s nothing wrong here, and it’s all perfectly innocent. But if it’s not innocent, it’s very bad indeed. So what do Republicans in Congress, who have the power to investigate the situation, believe should be done?

Nothing.

Paul Ryan, the speaker of the House, says that Michael Flynn’s conversations with the Russian ambassador were “entirely appropriate.”

Devin Nunes, the chairman of the House Intelligence Committee, angrily dismissed calls for a select committee to investigate contacts during the campaign: “There is absolutely not going to be one.”

Jason Chaffetz, the chairman of the House oversight committee — who hounded Hillary Clinton endlessly over Benghazi — declared that the “situation has taken care of itself.”

Just the other day Republicans were hot in pursuit of potential scandal, and posed as ultrapatriots. Now they’re indifferent to actual subversion and the real possibility that we are being governed by people who take their cues from Moscow. Why?

Well, Senator Rand Paul explained it all: “We’ll never even get started with doing the things we need to do, like repealing Obamacare, if we’re spending our whole time having Republicans investigate Republicans.” Does anyone doubt that he was speaking for his whole party?

The point is that you can’t understand the mess we’re in without appreciating not just the potential corruption of the president, but the unmistakable corruption of his party — a party so intent on cutting taxes for the wealthy, deregulating banks and polluters and dismantling social programs that accepting foreign subversion is, apparently, a small price to pay.

Put it this way: I’ve been seeing comparisons between the emerging information on the Trump-Putin connection and the Watergate affair, which brought down a previous president. But while the potential scandal here is far worse than Watergate — Richard Nixon was sinister and scary, but nobody imagined that he might be taking instructions from a foreign power — it’s very hard to imagine today’s Republicans standing up for the Constitution the way their predecessors did.

It’s not simply that these days there are more moral midgets in Congress, although that, too. Watergate took place before Republicans began their long march to the political right, so Congress was far less polarized than it is now. There was widespread agreement between the parties on basic economic ideas, and a fair amount of ideological crossover; this meant that Republicans didn’t worry so much that holding a lawless president accountable would derail their hard-line agenda.

The polarization of the electorate also undermines Congress’s role as a check on the president: Most Republicans are in safe districts, where their main fear is of primary challengers to their right. And the Republican base has suddenly become remarkably pro-Russian. Funny how that works.

So how does this crisis end?

It’s not a constitutional crisis — yet. But Donald Trump is facing a clear crisis of legitimacy. His popular-vote-losing win was already suspect given the F.B.I.’s last-minute intervention on his behalf. Now we know that even as the F.B.I. was creating the false appearance of scandal around his opponent, it was sitting on evidence suggesting alarmingly close relations between Mr. Trump’s campaign and Russia. And nothing he has done since the inauguration allays fears that he is in effect a Putin puppet.

How can a leader under such a cloud send American soldiers to die? How can he be granted the right to shape the Supreme Court for a generation?

Again, a thorough, nonpartisan, unrestricted investigation could conceivably clear the air. But Republicans in Congress, who have the power to make such an investigation happen, are dead set against it.

The thing is, this nightmare could be ended by a handful of Republican legislators willing to make common cause with Democrats to demand the truth. And maybe there are enough people of conscience left in the G.O.P.

But there probably aren’t. And that’s a problem that’s even scarier than the Trump-Putin axis.

President Obama’s Farewell Address: Full Video and Text

 

My fellow Americans, Michelle and I have been so touched by all the well-wishes that we’ve received over the past few weeks. But tonight it’s my turn to say thanks.

Whether we have seen eye-to-eye or rarely agreed at all, my conversations with you, the American people — in living rooms and in schools; at farms and on factory floors; at diners and on distant military outposts — those conversations are what have kept me honest, and kept me inspired, and kept me going. And every day, I have learned from you. You made me a better president, and you made me a better man.

So I first came to Chicago when I was in my early twenties, and I was still trying to figure out who I was; still searching for a purpose to my life. And it was a neighborhood not far from here where I began working with church groups in the shadows of closed steel mills.

It was on these streets where I witnessed the power of faith, and the quiet dignity of working people in the face of struggle and loss.

(CROWD CHANTING “FOUR MORE YEARS”)

I can’t do that.

Now this is where I learned that change only happens when ordinary people get involved, and they get engaged, and they come together to demand it.

After eight years as your president, I still believe that. And it’s not just my belief. It’s the beating heart of our American idea — our bold experiment in self-government.

It’s the conviction that we are all created equal, endowed by our creator with certain unalienable rights, among them life, liberty, and the pursuit of happiness.

It’s the insistence that these rights, while self-evident, have never been self-executing; that We, the People, through the instrument of our democracy, can form a more perfect union.

What a radical idea, the great gift that our Founders gave to us. The freedom to chase our individual dreams through our sweat, and toil, and imagination — and the imperative to strive together as well, to achieve a common good, a greater good.

For 240 years, our nation’s call to citizenship has given work and purpose to each new generation. It’s what led patriots to choose republic over tyranny, pioneers to trek west, slaves to brave that makeshift railroad to freedom.

It’s what pulled immigrants and refugees across oceans and the Rio Grande. It’s what pushed women to reach for the ballot. It’s what powered workers to organize. It’s why GIs gave their lives at Omaha Beach and Iwo Jima; Iraq and Afghanistan — and why men and women from Selma to Stonewall were prepared to give theirs as well.

(APPLAUSE)

So that’s what we mean when we say America is exceptional. Not that our nation has been flawless from the start, but that we have shown the capacity to change, and make life better for those who follow.

Yes, our progress has been uneven. The work of democracy has always been hard. It has been contentious. Sometimes it has been bloody. For every two steps forward, it often feels we take one step back. But the long sweep of America has been defined by forward motion, a constant widening of our founding creed to embrace all, and not just some.

(APPLAUSE)

If I had told you eight years ago that America would reverse a great recession, reboot our auto industry, and unleash the longest stretch of job creation in our history — if I had told you that we would open up a new chapter with the Cuban people, shut down Iran’s nuclear weapons program without firing a shot, take out the mastermind of 9-11 — if I had told you that we would win marriage equality and secure the right to health insurance for another 20 million of our fellow citizens — if I had told you all that, you might have said our sights were set a little too high.

But that’s what we did. That’s what you did. You were the change. The answer to people’s hopes and, because of you, by almost every measure, America is a better, stronger place than it was when we started.

In 10 days the world will witness a hallmark of our democracy. No, no, no, no, no. The peaceful transfer of power from one freely-elected President to the next. I committed to President-Elect Trump that my administration would ensure the smoothest possible transition, just as President Bush did for me.

Because it’s up to all of us to make sure our government can help us meet the many challenges we still face. We have what we need to do so. We have everything we need to meet those challenges. After all, we remain the wealthiest, most powerful, and most respected nation on earth.

Our youth, our drive, our diversity and openness, our boundless capacity for risk and reinvention means that the future should be ours. But that potential will only be realized if our democracy works. Only if our politics better reflects the decency of our people. Only if all of us, regardless of party affiliation or particular interests help restore the sense of common purpose that we so badly need right now.

And that’s what I want to focus on tonight, the state of our democracy. Understand democracy does not require uniformity. Our founders argued, they quarreled, and eventually they compromised. They expected us to do the same. But they knew that democracy does require a basic sense of solidarity. The idea that, for all our outward differences, we’re all in this together, that we rise or fall as one.

There have been moments throughout our history that threatened that solidarity. And the beginning of this century has been one of those times. A shrinking world, growing inequality, demographic change, and the specter of terrorism. These forces haven’t just tested our security and our prosperity, but are testing our democracy as well. And how we meet these challenges to our democracy will determine our ability to educate our kids and create good jobs and protect our homeland.

In other words, it will determine our future. To begin with, our democracy won’t work without a sense that everyone has economic opportunity.

(APPLAUSE)

And the good news is that today the economy is growing again. Wages, incomes, home values and retirement accounts are all rising again. Poverty is falling again.

(APPLAUSE)

The wealthy are paying a fair share of taxes. Even as the stock market shatters records, the unemployment rate is near a 10-year low. The uninsured rate has never, ever been lower.

(APPLAUSE)

Health care costs are rising at the slowest rate in 50 years. And I’ve said, and I mean it, anyone can put together a plan that is demonstrably better than the improvements we’ve made to our health care system, that covers as many people at less cost, I will publicly support it.

(APPLAUSE)

Because that, after all, is why we serve. Not to score points or take credit. But to make people’s lives better.

(APPLAUSE)

But, for all the real progress that we’ve made, we know it’s not enough. Our economy doesn’t work as well or grow as fast when a few prosper at the expense of a growing middle class, and ladders for folks who want to get into the middle class.

(APPLAUSE)

That’s the economic argument. But stark inequality is also corrosive to our democratic idea. While the top 1 percent has amassed a bigger share of wealth and income, too many of our families in inner cities and in rural counties have been left behind.

The laid off factory worker, the waitress or health care worker who’s just barely getting by and struggling to pay the bills. Convinced that the game is fixed against them. That their government only serves the interest of the powerful. That’s a recipe for more cynicism and polarization in our politics.

Now there’re no quick fixes to this long-term trend. I agree, our trade should be fair and not just free. But the next wave of economic dislocations won’t come from overseas. It will come from the relentless pace of automation that makes a lot of good middle class jobs obsolete.

And so we’re going to have to forge a new social compact to guarantee all our kids the education they need.

(APPLAUSE)

To give workers the power…

(APPLAUSE)

… to unionize for better wages.

(CHEERS)

To update the social safety net to reflect the way we live now.

(APPLAUSE)

And make more reforms to the tax code so corporations and the individuals who reap the most from this new economy don’t avoid their obligations to the country that’s made their very success possible.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

We can argue about how to best achieve these goals. But we can’t be complacent about the goals themselves. For if we don’t create opportunity for all people, the disaffection and division that has stalled our progress will only sharpen in years to come.

There’s a second threat to our democracy. And this one is as old as our nation itself.

After my election there was talk of a post-racial America. And such a vision, however well intended, was never realistic. Race remains a potent…

(APPLAUSE)

… and often divisive force in our society.

Now I’ve lived long enough to know that race relations are better than they were 10 or 20 or 30 years ago, no matter what some folks say.

(APPLAUSE)

You can see it not just in statistics. You see it in the attitudes of young Americans across the political spectrum. But we’re not where we need to be. And all of us have more work to do.

(APPLAUSE)

If every economic issue is framed as a struggle between a hardworking white middle class and an undeserving minority, then workers of all shades are going to be left fighting for scraps while the wealthy withdraw further into their private enclaves.

(APPLAUSE)

If we’re unwilling to invest in the children of immigrants, just because they don’t look like us, we will diminish the prospects of our own children — because those brown kids will represent a larger and larger share of America’s workforce.

(APPLAUSE)

And we have shown that our economy doesn’t have to be a zero-sum game. Last year, incomes rose for all races, all age groups, for men and for women.

So if we’re going to be serious about race going forward, we need to uphold laws against discrimination — in hiring, and in housing, and in education, and in the criminal justice system.

(APPLAUSE)

That is what our Constitution and highest ideals require.

But laws alone won’t be enough. Hearts must change. It won’t change overnight. Social attitudes oftentimes take generations to change. But if our democracy is to work the way it should in this increasingly diverse nation, then each one of us need to try to heed the advice of a great character in American fiction, Atticus Finch, who said “You never really understand a person until you consider things from his point of view, until you climb into his skin and walk around in it.”

For blacks and other minority groups, that means tying our own very real struggles for justice to the challenges that a lot of people in this country face. Not only the refugee or the immigrant or the rural poor or the transgender American, but also the middle-aged white guy who from the outside may seem like he’s got all the advantages, but has seen his world upended by economic, and cultural, and technological change.

We have to pay attention and listen.

(APPLAUSE)

For white Americans, it means acknowledging that the effects of slavery and Jim Crow didn’t suddenly vanish in the ’60s; that when minority groups voice discontent, they’re not just engaging in reverse racism or practicing political correctness; when they wage peaceful protest, they’re not demanding special treatment, but the equal treatment that our founders promised.

(APPLAUSE)

For native-born Americans, it means reminding ourselves that the stereotypes about immigrants today were said, almost word for word, about the Irish, and Italians, and Poles, who it was said were going to destroy the fundamental character of America. And as it turned out, America wasn’t weakened by the presence of these newcomers; these newcomers embraced this nation’s creed, and this nation was strengthened.

(APPLAUSE)

So regardless of the station we occupy; we all have to try harder; we all have to start with the premise that each of our fellow citizens loves this country just as much as we do; that they value hard work and family just like we do; that their children are just as curious and hopeful and worthy of love as our own.

(APPLAUSE)

(CHEERING)

And that’s not easy to do. For too many of us it’s become safer to retreat into our own bubbles, whether in our neighborhoods, or on college campuses, or places of worship, or especially our social media feeds, surrounded by people who look like us and share the same political outlook and never challenge our assumptions. In the rise of naked partisanship and increasing economic and regional stratification, the splintering of our media into a channel for every taste, all this makes this great sorting seem natural, even inevitable.

And increasingly we become so secure in our bubbles that we start accepting only information, whether it’s true or not, that fits our opinions, instead of basing our opinions on the evidence that is out there.

(APPLAUSE)

And this trend represents a third threat to our democracy. Look, politics is a battle of ideas. That’s how our democracy was designed. In the course of a healthy debate, we prioritize different goals, and the different means of reaching them. But without some common baseline of facts, without a willingness to admit new information and concede that your opponent might be making a fair point, and that science and reason matter, then we’re going to keep talking past each other.

(CROWD CHEERS)

And we’ll make common ground and compromise impossible. And isn’t that part of what so often makes politics dispiriting? How can elected officials rage about deficits when we propose to spend money on pre-school for kids, but not when we’re cutting taxes for corporations?

How do we excuse ethical lapses in our own party, but pounce when the other party does the same thing? It’s not just dishonest, it’s selective sorting of the facts. It’s self-defeating because, as my mom used to tell me, reality has a way of catching up with you.

 

Video

Best Speeches of Barack Obama’s Presidency

By SUSAN JOAN ARCHER on Publish DateJanuary 10, 2017. Photo by Damon Winter/The New York Times.Watch in Times Video »

Take the challenge of climate change. In just eight years we’ve halved our dependence on foreign oil, we’ve doubled our renewable energy, we’ve led the world to an agreement that (at) the promise to save this planet.

(APPLAUSE)

But without bolder action, our children won’t have time to debate the existence of climate change. They’ll be busy dealing with its effects. More environmental disasters, more economic disruptions, waves of climate refugees seeking sanctuary. Now we can and should argue about the best approach to solve the problem. But to simply deny the problem not only betrays future generations, it betrays the essential spirit of this country, the essential spirit of innovation and practical problem-solving that guided our founders.

(CROWD CHEERS)

It is that spirit — it is that spirit born of the enlightenment that made us an economic powerhouse. The spirit that took flight at Kitty Hawk and Cape Canaveral, the spirit that cures disease and put a computer in every pocket, it’s that spirit. A faith in reason and enterprise, and the primacy of right over might, that allowed us to resist the lure of fascism and tyranny during the Great Depression, that allowed us to build a post-World War II order with other democracies.

An order based not just on military power or national affiliations, but built on principles, the rule of law, human rights, freedom of religion and speech and assembly and an independent press.

(APPLAUSE)

That order is now being challenged. First by violent fanatics who claim to speak for Islam. More recently by autocrats in foreign capitals who seek free markets in open democracies and civil society itself as a threat to their power.

The peril each poses to our democracy is more far reaching than a car bomb or a missile. They represent the fear of change. The fear of people who look or speak or pray differently. A contempt for the rule of law that holds leaders accountable. An intolerance of dissent and free thought. A belief that the sword or the gun or the bomb or the propaganda machine is the ultimate arbiter of what’s true and what’s right.

Because of the extraordinary courage of our men and women in uniform. Because of our intelligence officers and law enforcement and diplomats who support our troops…

(APPLAUSE)

… no foreign terrorist organization has successfully planned and executed an attack on our homeland these past eight years.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

And although…

(APPLAUSE)

… Boston and Orlando and San Bernardino and Fort Hood remind us of how dangerous radicalization can be, our law enforcement agencies are more effective and vigilant than ever. We have taken out tens of thousands of terrorists, including Bin Laden.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

The global coalition we’re leading against ISIL has taken out their leaders and taken away about half their territory. ISIL will be destroyed. And no one who threatens America will ever be safe.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

And all who serve or have served — it has been the honor of my lifetime to be your commander-in-chief.

(CHEERS)

And we all owe you a deep debt of gratitude.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

But, protecting our way of life, that’s not just the job of our military. Democracy can buckle when it gives into fear. So just as we as citizens must remain vigilant against external aggression, we must guard against a weakening of the values that make us who we are.

(APPLAUSE)

And that’s why for the past eight years I’ve worked to put the fight against terrorism on a firmer legal footing. That’s why we’ve ended torture, worked to close Gitmo, reformed our laws governing surveillance to protect privacy and civil liberties.

(APPLAUSE)

That’s why I reject discrimination against Muslim Americans…

(CHEERS)

… who are just as patriotic as we are.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

That’s why…

(APPLAUSE)

That’s why we cannot withdraw…

(APPLAUSE)

That’s why we cannot withdraw from big global fights to expand democracy and human rights and women’s rights and LGBT rights.

(APPLAUSE)

No matter how imperfect our efforts, no matter how expedient ignoring such values may seem, that’s part of defending America. For the fight against extremism and intolerance and sectarianism and chauvinism are of a piece with the fight against authoritarianism and nationalist aggression. If the scope of freedom and respect for the rule of law shrinks around the world, the likelihood of war within and between nations increases, and our own freedoms will eventually be threatened.

So let’s be vigilant, but not afraid. ISIL will try to kill innocent people. But they cannot defeat America unless we betray our Constitution and our principles in the fight.

(APPLAUSE)

Rivals like Russia or China cannot match our influence around the world — unless we give up what we stand for, and turn ourselves into just another big country that bullies smaller neighbors.

Which brings me to my final point — our democracy is threatened whenever we take it for granted.

(APPLAUSE)

All of us, regardless of party, should be throwing ourselves into the task of rebuilding our democratic institutions.

(APPLAUSE)

When voting rates in America are some of the lowest among advanced democracies, we should be making it easier, not harder, to vote.

(APPLAUSE)

When trust in our institutions is low, we should reduce the corrosive influence of money in our politics, and insist on the principles of transparency and ethics in public service. When Congress is dysfunctional, we should draw our districts to encourage politicians to cater to common sense and not rigid extremes.

(APPLAUSE)

But remember, none of this happens on its own. All of this depends on our participation; on each of us accepting the responsibility of citizenship, regardless of which way the pendulum of power happens to be swinging.

Our Constitution is a remarkable, beautiful gift. But it’s really just a piece of parchment. It has no power on its own. We, the people, give it power. We, the people, give it meaning — with our participation, and with the choices that we make and the alliances that we forge.

Whether or not we stand up for our freedoms. Whether or not we respect and enforce the rule of law, that’s up to us. America is no fragile thing. But the gains of our long journey to freedom are not assured.

In his own farewell address, George Washington wrote that self-government is the underpinning of our safety, prosperity, and liberty, but “from different causes and from different quarters much pains will be taken… to weaken in your minds the conviction of this truth.”

And so we have to preserve this truth with “jealous anxiety;” that we should reject “the first dawning of every attempt to alienate any portion of our country from the rest or to enfeeble the sacred ties” that make us one.

(APPLAUSE)

America, we weaken those ties when we allow our political dialogue to become so corrosive that people of good character aren’t even willing to enter into public service. So course with rancor that Americans with whom we disagree are seen, not just as misguided, but as malevolent. We weaken those ties when we define some of us as more American than others.

(APPLAUSE)

When we write off the whole system as inevitably corrupt. And when we sit back and blame the leaders we elect without examining our own role in electing them.

(CROWD CHEERS)

It falls to each of us to be those anxious, jealous guardians of our democracy. Embrace the joyous task we have been given to continually try to improve this great nation of ours because, for all our outward differences, we in fact all share the same proud type, the most important office in a democracy, citizen.

(APPLAUSE)

Citizen. So, you see, that’s what our democracy demands. It needs you. Not just when there’s an election, not just when you own narrow interest is at stake, but over the full span of a lifetime. If you’re tired of arguing with strangers on the Internet, try talking with one of them in real life.

(APPLAUSE)

If something needs fixing, then lace up your shoes and do some organizing.

(CROWD CHEERS)

If you’re disappointed by your elected officials, grab a clip board, get some signatures, and run for office yourself.

(CROWD CHEERS)

Show up, dive in, stay at it. Sometimes you’ll win, sometimes you’ll lose. Presuming a reservoir in goodness, that can be a risk. And there will be times when the process will disappoint you. But for those of us fortunate enough to have been part of this one and to see it up close, let me tell you, it can energize and inspire. And more often than not, your faith in America and in Americans will be confirmed. Mine sure has been.

(APPLAUSE)

Over the course of these eight years, I’ve seen the hopeful faces of young graduates and our newest military officers. I have mourned with grieving families searching for answers, and found grace in a Charleston church. I’ve seen our scientists help a paralyzed man regain his sense of touch. I’ve seen Wounded Warriors who at points were given up for dead walk again.

I’ve seen our doctors and volunteers rebuild after earthquakes and stop pandemics in their tracks. I’ve seen the youngest of children remind us through their actions and through their generosity of our obligations to care for refugees or work for peace and, above all, to look out for each other. So that faith that I placed all those years ago, not far from here, in the power of ordinary Americans to bring about change, that faith has been rewarded in ways I could not have possibly imagined.

And I hope your faith has too. Some of you here tonight or watching at home, you were there with us in 2004 and 2008, 2012.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

Maybe you still can’t believe we pulled this whole thing off.

(CHEERS)

Let me tell you, you’re not the only ones.

(LAUGHTER)

Michelle…

(CHEERS)

(APPLAUSE)

Michelle LaVaughn Robinson of the South Side…

(CHEERS)

(APPLAUSE)

… for the past 25 years you have not only been my wife and mother of my children, you have been my best friend.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

You took on a role you didn’t ask for. And you made it your own with grace and with grit and with style, and good humor.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

You made the White House a place that belongs to everybody.

(CHEERS)

And a new generation sets its sights higher because it has you as a role model.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

You have made me proud, and you have made the country proud.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

Malia and Sasha…

(CHEERS)

… under the strangest of circumstances you have become two amazing young women.

(CHEERS)

You are smart and you are beautiful. But more importantly, you are kind and you are thoughtful and you are full of passion.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

And…

(APPLAUSE)

… you wore the burden of years in the spotlight so easily. Of all that I have done in my life, I am most proud to be your dad.

(APPLAUSE)

To Joe Biden…

(CHEERS)

(APPLAUSE)

… the scrappy kid from Scranton…

(CHEERS)

… who became Delaware’s favorite son. You were the first decision I made as a nominee, and it was the best.

(CHEERS)

(APPLAUSE)

Not just because you have been a great vice president, but because in the bargain I gained a brother. And we love you and Jill like family. And your friendship has been one of the great joys of our lives.

(APPLAUSE)

To my remarkable staff, for eight years, and for some of you a whole lot more, I have drawn from your energy. And every day I try to reflect back what you displayed. Heart and character. And idealism. I’ve watched you grow up, get married, have kids, start incredible new journeys of your own.

Even when times got tough and frustrating, you never let Washington get the better of you. You guarded against cynicism. And the only thing that makes me prouder than all the good that we’ve done is the thought of all the amazing things that you are going to achieve from here.

(APPLAUSE)

And to all of you out there — every organizer who moved to an unfamiliar town, every kind family who welcomed them in, every volunteer who knocked on doors, every young person who cast a ballot for the first time, every American who lived and breathed the hard work of change — you are the best supporters and organizers anybody could ever hope for, and I will forever be grateful. Because you did change the world.

(APPLAUSE)

You did.

And that’s why I leave this stage tonight even more optimistic about this country than when we started. Because I know our work has not only helped so many Americans; it has inspired so many Americans — especially so many young people out there — to believe that you can make a difference; to hitch your wagon to something bigger than yourselves.

Let me tell you, this generation coming up — unselfish, altruistic, creative, patriotic — I’ve seen you in every corner of the country. You believe in a fair, and just, and inclusive America; you know that constant change has been America’s hallmark, that it’s not something to fear but something to embrace, you are willing to carry this hard work of democracy forward. You’ll soon outnumber any of us, and I believe as a result the future is in good hands.

(APPLAUSE)

My fellow Americans, it has been the honor of my life to serve you. I won’t stop; in fact, I will be right there with you, as a citizen, for all my remaining days. But for now, whether you are young or whether you’re young at heart, I do have one final ask of you as your president — the same thing I asked when you took a chance on me eight years ago.

I am asking you to believe. Not in my ability to bring about change — but in yours.

I am asking you to hold fast to that faith written into our founding documents; that idea whispered by slaves and abolitionists; that spirit sung by immigrants and homesteaders and those who marched for justice; that creed reaffirmed by those who planted flags from foreign battlefields to the surface of the moon; a creed at the core of every American whose story is not yet written:

Yes, we can.

(APPLAUSE)

Yes, we did.

(APPLAUSE)

Yes, we can.

(APPLAUSE)

Thank you. God bless you. And may God continue to bless the United States of America. Thank you.

(APPLAUSE)

END

Scripture

vintage_antique_early_tricycle_10_kwr The Spirit Still Speaks
Sunday, January 8, 2017

Richard Rohr

I want to bind you all together in love, to stir your minds so that your understanding may come to full development, until you really know the mystery of God, in whom all the jewels of wisdom and knowledge are hidden. —Colossians 2:2-3 [1]

When we were first envisioning our Living School for Action and Contemplation, I was asked to distill my teaching into its basic themes. This is the first of the seven, which became a foundational methodology we now use in the school:

Scripture as validated by experience and experience as validated by Tradition are good scales for one’s spiritual worldview. [2]

We had to create a clear and consistent basis for how we know what we think we know. This is what philosophers call epistemology, or the science of knowing.  How and why do I, Richard Rohr, say the things I say with any kind of authority or confidence? Why should you trust these Daily Meditations? How do you know that these are not just my ideas, or merely one biased opinion? They are certainly expressed in my limited culture, understanding, and vocabulary. How could they not be? You really have no basis for trusting these words unless I am living within and drawing from the entire force field of the Holy Spirit, present at creation itself (Genesis 1:1-2).

If it is “true,” it must always have been true. Each era and culture is discovering truth through its own lens, vocabulary, and symbols. Consciousness is never a mere personal possession, but as the Latin root (con-scire: to know with) indicates, it is first and foremost a shared experience, and it is the Holy Spirit who is the Sharer! “My” private truth is never big enough to be finally helpful. This is the foundational mistake of Western secular society today.

So we teach our students to offer a deep Yes to the entire Perennial Tradition, to the recurring wisdom found in both Tradition (with a big T) and the Sacred Scriptures that have stood the test of time. After the Yes, we also say And. This is not to contradict the mainline orthodoxy, but to simply add what every generation of the Judeo-Christian Tradition has added, whether it admits it or not. We all constantly draw wisdom from the ongoing evolution of consciousness, just as Christians first added the New Testament to the only Scriptures that Jesus loved and honored, the so-called Old Testament. Thus, we have a pattern of development encoded in the very Bible itself!

It is disingenuous to pretend that any of us still think exclusively inside the biblical categories, but we still must use them as the touchstone of both Jewish and Christian orthodoxy. They set the trajectory. This is where the Protestant Reformation was essential and valuable, even though none of our Christian groups have used that Bible very skillfully up to now—which is exactly why we must still evolve. God is very patient.

I have to risk teaching and writing what I must trust as the universal wisdom of God, and not just my own ideas. I have no other choice. In doing so I must be willing to be judged wrong by others more intelligent, wise, and holy than I. This is the leap of faith and trust that I and others must make in order to communicate even a bit of the Great Truth to which we each have our own limited access. Paul also reassures me when he says that the Body of Christ, this creation, is “groaning in one great act of giving birth” (Romans 8:22).

Should we call it evolutionary Christianity? There is no other kind if the Spirit is still alive and speaking and if the word of God is primarily a person—an “active” and “living” word (see Hebrews 4:12; 1 Peter 1:23).

Gateway to Silence:
Your word is a light for my path. —Psalms 119:105

References:

[1] Richard Rohr paraphrase.
[2] See all of the seven Living School themes at https://cac.org/living-school/program-details/lineage-and-themes/.

3. Adapted from Richard Rohr, Yes, And . . . : Daily Meditations (Franciscan Media: 2013),

 

TRINITY: The Soul of Creation
April 6–8, 2017
Albuquerque, New Mexico OR Online Webcast
Richard Rohr, Cynthia Bourgeault, and Wm Paul Young

We are working to make this an event unlike anything Center of Action and Contemplation has hosted in years because we believe changing our view of God changes absolutely everything.

CAC staff, presenters, musicians, and movement leaders are designing a contemplative retreat on a large scale at the Albuquerque Convention Center! We hope you’ll join us at the in-person conference for the richest, embodied experience. (Scholarships and a significant student discount are available!) But if you can’t come in the flesh, watch online.

Register soon at cac.org/trinity.

Daily Meditations:
Rebuilding Christianity “From the Bottom Up”

Drawing from his own Franciscan heritage and other wisdom traditions, Richard Rohr reframes neglected or misunderstood teachings to reveal the foundations of contemplative Christianity and the universe itself: God as loving relationship.

Each week of meditations builds on previous topics, but you can join at any time! Watch a short introduction to the theme “From the Bottom Up” (8-minute video)—click here. If you’ve missed earlier messages, explore the online archive.

Feel free to share meditations on social media: go to CAC’s Facebook page or Twitter feed and find today’s post. Or use the “Forward to a Friend” link at the top of this message to send via email.

For frequently asked questions—such as what versions of the Bible Father Richard recommends or how to ensure you receive every meditation—please see our email FAQ.

La Danza Divina

Richard Rohr, cómo me has enseñado. La transformación espiritual tan necesitada y buscada en mi interior la has provocado tú, y te he seguido como discípula que no quiere perderse una sola palabra escrita o dicha por su maestro, del cual depende grandemente su total entrega a un Dios redescubierto, el Dios que es la Trinidad. Ando leyendo lenta y gozosamente tu último y magnifico libro The Divine Dance. The Trinity and your Transformation. Motivo de esta entrevista que regalo a los lectores de este blog que quiere ser tantas cosas. Lo son, mi caminar diario, mis caídas y mi recuperación para levantarme, no sola, con la ayuda de la Trinidad de la cual descubro soy parte.

Richard Rohr, llegué a ti después del despertar que me causó Thomas Merton y Thomas Keating. Los tres más grandes místicos de Estados Unidos, sin duda. Qué suerte tuve de llegar  los tres. O no ha sido suerte, claro, el por donde me ha guiado el Espíritu sin yo darme cuenta, es seguir tu propio ritmo interior, andar sabiendo que te conducen, siempre confiando. Confiar y amar, ahí radica todo, que te conduce  hacer el bien, todo el bien de que seas capaz.

 

Non-Duality and the Mystery of Consciousness

What is non-duality? What do we mean by consciousness? Does it really exist? What is reality? Is there any thing “out there”? Why don’t we see consciousness in the material world? What do we mean by “I”? Why is any of this important?

From the deep pools of Eastern wisdom, to the fast-paced rapids of the West, Peter Russell has mastered many fields, and synthesized them with consummate artistry. Weaving his unique blend of scientific rationale, global vision, and intuitive wisdom, Peter brings a sharp, critical mind to the challenge of self-awakening. The next great frontier of human exploration, he shows, is not outer space, but inner space — the development of the human mind. He has degrees in theoretical physics, experimental psychology, and computer science from the University of Cambridge in England, and has written ten books in this area, including The Global Brain Awakens, Waking Up in Time, and most recently, From Science to God: A Physicist’s Journey into the Mystery of Consciousness.

 

Mensaje del papa Francisco para la 50ª Jornada Mundial de la Paz 1 enero 2017

La no violencia: un estilo de política para la paz

pope

1. Al comienzo de este nuevo año formulo mis más sinceros deseos de paz para los pueblos y para las naciones del mundo, para los Jefes de Estado y de Gobierno, así como para los responsables de las comunidades religiosas y de los diversos sectores de la sociedad civil. Deseo la paz a cada hombre, mujer, niño y niña, a la vez que rezo para que la imagen y semejanza de Dios en cada persona nos permita reconocernos unos a otros como dones sagrados dotados de una inmensa dignidad. Especialmente en las situaciones de conflicto, respetemos su “dignidad más profunda”[1] y hagamos de la no violencia activa nuestro estilo de vida.
Este es el Mensaje para la 50 Jornada Mundial de la Paz. En el primero, el beato Papa Pablo VI se dirigió, no solo a los católicos sino a todos los pueblos, con palabras inequívocas: “Ha aparecido finalmente con mucha claridad que la paz es la línea única y verdadera del progreso humano (no las tensiones de nacionalismos ambiciosos, ni las conquistas violentas, ni las represiones portadoras de un falso orden civil)”. Advirtió del “peligro de creer que las controversias internacionales no se pueden resolver por los caminos de la razón, es decir de las negociaciones fundadas en el derecho, la justicia, la equidad, sino solo por los de las fuerzas espantosas y mortíferas”. Por el contrario, citando Pacem in terris de su predecesor san Juan XXIII, exaltaba “el sentido y el amor de la paz fundada sobre la verdad, sobre la justicia, sobre la libertad, sobre el amor”[2]. Impresiona la actualidad de estas palabras, que hoy son igualmente importantes y urgentes como hace cincuenta años.
En esta ocasión deseo reflexionar sobre la no violencia como un estilo de política para la paz, y pido a Dios que se conformen a la no violencia nuestros sentimientos y valores personales más profundos. Que la caridad y la no violencia guíen el modo de tratarnos en las relaciones interpersonales, sociales e internacionales. Cuando las víctimas de la violencia vencen la tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles en los procesos no violentos de construcción de la paz. Que la no violencia se transforme, desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones, de nuestras acciones y de la política en todas sus formas
Un mundo fragmentado

2. El siglo pasado fue devastado por dos horribles guerras mundiales, conoció la amenaza de la guerra nuclear y un gran número de nuevos conflictos, pero hoy lamentablemente estamos ante una terrible guerra mundial por partes. No es fácil saber si el mundo actualmente es más o menos violento de lo que fue en el pasado, ni si los modernos medios de comunicación y la movilidad que caracteriza nuestra época nos hace más conscientes de la violencia o más habituados a ella.
En cualquier caso, esta violencia que se comete “por partes”, en modos y niveles diversos, provoca un enorme sufrimiento que conocemos bien: guerras en diferentes países y continentes; terrorismo, criminalidad y ataques armados impredecibles; abusos contra los emigrantes y las víctimas de la trata; devastación del medio ambiente. ¿Con qué fin? La violencia, ¿permite alcanzar objetivos de valor duradero? Todo lo que obtiene, ¿no se reduce a desencadenar represalias y espirales de conflicto letales que benefician solo a algunos “señores de la guerra”?
La violencia no es la solución para nuestro mundo fragmentado. Responder con violencia a la violencia lleva, en el mejor de los casos, a la emigración forzada y a un enorme sufrimiento, ya que las grandes cantidades de recursos que se destinan a fines militares son sustraídas de las necesidades cotidianas de los jóvenes, de las familias en dificultad, de los ancianos, de los enfermos, de la gran mayoría de los habitantes del mundo. En el peor de los casos, lleva a la muerte física y espiritual de muchos, si no es de todos.

La Buena Noticia

3. También Jesús vivió en tiempos de violencia. Él enseñó que el verdadero campo de batalla, en el que se enfrentan la violencia y la paz, es el corazón humano: “Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos” (Mc 7,21). Pero el mensaje de Cristo, ante esta realidad, ofrece una respuesta radicalmente positiva: él predicó incansablemente el amor incondicional de Dios que acoge y perdona, y enseñó a sus discípulos a amar a los enemigos (cf. Mt 5,44) y a poner la otra mejilla (cf. Mt 5,39). Cuando impidió que la adúltera fuera lapidada por sus acusadores (cf. Jn 8,1-11) y cuando, la noche antes de morir, dijo a Pedro que envainara la espada (cf. Mt 26,52), Jesús trazó el camino de la no violencia, que siguió hasta el final, hasta la cruz, mediante la cual construyó la paz y destruyó la enemistad (cf. Ef 2,14-16). Por esto, quien acoge la Buena Noticia de Jesús reconoce su propia violencia y se deja curar por la misericordia de Dios, convirtiéndose a su vez en instrumento de reconciliación, según la exhortación de san Francisco de Asís: “Que la paz que anunciáis de palabra la tengáis, y en mayor medida, en vuestros corazones”[3].
Ser hoy verdaderos discípulos de Jesús significa también aceptar su propuesta de la no violencia. Esta —como ha afirmado mi predecesor Benedicto XVI— “es realista, porque tiene en cuenta que en el mundo hay demasiada violencia, demasiada injusticia y, por tanto, solo se puede superar esta situación contraponiendo un plus de amor, un plus de bondad. Este ‘plus’ viene de Dios”[4]. Y añadía con fuerza: “Para los cristianos la no violencia no es un mero comportamiento táctico, sino más bien un modo de ser de la persona, la actitud de quien está tan convencido del amor de Dios y de su poder, que no tiene miedo de afrontar el mal únicamente con las armas del amor y de la verdad. El amor a los enemigos constituye el núcleo de la ‘revolución cristiana’”[5]. Precisamente, el evangelio del amad a vuestros enemigos (cf. Lc 6,27) es considerado como “la charta magna de la no violencia cristiana”, que no se debe entender como un “rendirse ante el mal (…), sino en responder al mal con el bien (cf. Rm 12,17-21), rompiendo de este modo la cadena de la injusticia”[6].

Más fuerte que la violencia

4. Muchas veces la no violencia se entiende como rendición, desinterés y pasividad, pero en realidad no es así. Cuando la Madre Teresa recibió el premio Nobel de la Paz, en 1979, declaró claramente su mensaje de la no violencia activa: “En nuestras familias no tenemos necesidad de bombas y armas, de destruir para traer la paz, sino de vivir unidos, amándonos unos a otros (…). Y entonces seremos capaces de superar todo el mal que hay en el mundo”[7]. Porque la fuerza de las armas es engañosa. “Mientras los traficantes de armas hacen su trabajo, hay pobres constructores de paz que dan la vida solo por ayudar a una persona, a otra, a otra”; para estos constructores de la paz, Madre Teresa es “un símbolo, un icono de nuestros tiempos”[8]. En el pasado mes de septiembre tuve la gran alegría de proclamarla santa. He elogiado su disponibilidad hacia todos por medio de “la acogida y la defensa de la vida humana, tanto de la no nacida como de la abandonada y descartada (…). Se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les había dado; ha hecho sentir su voz a los poderosos de la tierra, para que reconocieran sus culpas ante los crímenes —¡ante los crímenes!— de la pobreza creada por ellos mismos”[9]. Como respuesta —y en esto representa a miles, más aún, a millones de personas—, su misión es salir al encuentro de las víctimas con generosidad y dedicación, tocando y vendando los cuerpos heridos, curando las vidas rotas.
La no violencia practicada con decisión y coherencia ha producido resultados impresionantes. No se olvidarán nunca los éxitos obtenidos por Mahatma Gandhi y Khan Abdul Ghaffar Khan en la liberación de la India, y de Martin Luther King Jr. contra la discriminación racial. En especial, las mujeres son frecuentemente líderes de la no violencia, como, por ejemplo, Leymah Gbowee y miles de mujeres liberianas, que han organizado encuentros de oración y protesta no violenta (pray-ins), obteniendo negociaciones de alto nivel para la conclusión de la segunda guerra civil en Liberia.
No podemos olvidar el decenio crucial que se concluyó con la caída de los regímenes comunistas en Europa. Las comunidades cristianas han contribuido con su oración insistente y su acción valiente. Ha tenido una influencia especial el ministerio y el magisterio de san Juan Pablo II. En la encíclica Centesimus annus (1991), mi predecesor, reflexionando sobre los sucesos de 1989, puso en evidencia que un cambio crucial en la vida de los pueblos, de las naciones y de los estados se realiza “a través de una lucha pacífica, que emplea solamente las armas de la verdad y de la justicia”[10]. Este itinerario de transición política hacia la paz ha sido posible, en parte, “por el compromiso no violento de hombres que, resistiéndose siempre a ceder al poder de la fuerza, han sabido encontrar, una y otra vez, formas eficaces para dar testimonio de la verdad”. Y concluía: “Ojalá los hombres aprendan a luchar por la justicia sin violencia, renunciando a la lucha de clases en las controversias internas, así como a la guerra en las internacionales”[11].
La Iglesia se ha comprometido en el desarrollo de estrategias no violentas para la promoción de la paz en muchos países, implicando incluso a los actores más violentos en un mayor esfuerzo para construir una paz justa y duradera.
Este compromiso en favor de las víctimas de la injusticia y de la violencia no es un patrimonio exclusivo de la Iglesia Católica, sino que es propio de muchas tradiciones religiosas, para las que “la compasión y la no violencia son esenciales e indican el camino de la vida”[12]. Lo reafirmo con fuerza: “Ninguna religión es terrorista”[13]. La violencia es una profanación del nombre de Dios[14]. No nos cansemos nunca de repetirlo: “Nunca se puede usar el nombre de Dios para justificar la violencia. Solo la paz es santa. Solo la paz es santa, no la guerra”[15].

La raíz doméstica de una política no violenta

5. Si el origen del que brota la violencia está en el corazón de los hombres, entonces es fundamental recorrer el sendero de la no violencia en primer lugar en el seno de la familia. Es parte de aquella alegría que presenté, en marzo pasado, en la Exhortación apostólica Amoris laetitia, como conclusión de los dos años de reflexión de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia. La familia es el espacio indispensable en el que los cónyuges, padres e hijos, hermanos y hermanas aprenden a comunicarse y a cuidarse unos a otros de modo desinteresado, y donde los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón[16]. Desde el seno de la familia, la alegría se propaga al mundo y se irradia a toda la sociedad[17]. Por otra parte, una ética de fraternidad y de coexistencia pacífica entre las personas y entre los pueblos no puede basarse sobre la lógica del miedo, de la violencia y de la cerrazón, sino sobre la responsabilidad, el respeto y el diálogo sincero. En este sentido, hago un llamamiento a favor del desarme, como también de la prohibición y abolición de las armas nucleares: la disuasión nuclear y la amenaza cierta de la destrucción recíproca, no pueden servir de base a este tipo de ética[18]. Con la misma urgencia suplico que se detenga la violencia doméstica y los abusos a mujeres y niños.
El Jubileo de la Misericordia, concluido el pasado mes de noviembre, nos ha invitado a mirar dentro de nuestro corazón y a dejar que entre en él la misericordia de Dios. El año jubilar nos ha hecho tomar conciencia del gran número y variedad de personas y de grupos sociales que son tratados con indiferencia, que son víctimas de injusticia y sufren violencia. Ellos forman parte de nuestra “familia”, son nuestros hermanos y hermanas. Por esto, las políticas de no violencia deben comenzar dentro de los muros de casa para después extenderse a toda la familia humana. “El ejemplo de santa Teresa de Lisieux nos invita a la práctica del pequeño camino del amor, a no perder la oportunidad de una palabra amable, de una sonrisa, de cualquier pequeño gesto que siembre paz y amistad. Una ecología integral también está hecha de simples gestos cotidianos donde rompemos la lógica de la violencia, del aprovechamiento, del egoísmo”[19].

Mi llamamiento

6. La construcción de la paz mediante la no violencia activa es un elemento necesario y coherente del continuo esfuerzo de la Iglesia para limitar el uso de la fuerza por medio de las normas morales, a través de su participación en las instituciones internacionales y gracias también a la aportación competente de tantos cristianos en la elaboración de normativas a todos los niveles. Jesús mismo nos ofrece un “manual” de esta estrategia de construcción de la paz en el así llamado Discurso de la montaña. Las ocho bienaventuranzas (cf. Mt 5,3-10) trazan el perfil de la persona que podemos definir bienaventurada, buena y auténtica. Bienaventurados los mansos —dice Jesús—, los misericordiosos, los que trabajan por la paz, y los puros de corazón, los que tienen hambre y sed de la justicia.
Esto es también un programa y un desafío para los líderes políticos y religiosos, para los responsables de las instituciones internacionales y los dirigentes de las empresas y de los medios de comunicación de todo el mundo: aplicar las bienaventuranzas en el desempeño de sus propias responsabilidades. Es el desafío de construir la sociedad, la comunidad o la empresa, de la que son responsables, con el estilo de los trabajadores por la paz; de dar muestras de misericordia, rechazando descartar a las personas, dañar el ambiente y querer vencer a cualquier precio. Esto exige estar dispuestos a “aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso”[20]. Trabajar de este modo significa elegir la solidaridad como estilo para realizar la historia y construir la amistad social. La no violencia activa es una manera de mostrar verdaderamente cómo, de verdad, la unidad es más importante y fecunda que el conflicto. Todo en el mundo está íntimamente interconectado[21]. Puede suceder que las diferencias generen choques: afrontémoslos de forma constructiva y no violenta, de manera que “las tensiones y los opuestos [puedan] alcanzar una unidad pluriforme que engendra nueva vida”, conservando “las virtualidades valiosas de las polaridades en pugna”[22].
La Iglesia Católica acompañará todo tentativo de construcción de la paz también con la no violencia activa y creativa. El 1 de enero de 2017 comenzará su andadura el nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que ayudará a la Iglesia a promover, con creciente eficacia, “los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación” y de la solicitud hacia los emigrantes, “los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura”[23].

En conclusión

7. Como es tradición, firmo este Mensaje el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. María es Reina de la Paz. En el Nacimiento de su Hijo, los ángeles glorificaban a Dios deseando paz en la tierra a los hombres y mujeres de buena voluntad (cf. Lc 2,14). Pidamos a la Virgen que sea ella quien nos guíe.
“Todos deseamos la paz; muchas personas la construyen cada día con pequeños gestos; muchos sufren y soportan pacientemente la fatiga de intentar edificarla”[24]. En el 2017, comprometámonos con nuestra oración y acción a ser personas que aparten de su corazón, de sus palabras y de sus gestos la violencia, y a construir comunidades no violentas, que cuiden de la casa común. “Nada es imposible si nos dirigimos a Dios con nuestra oración. Todos podemos ser artesanos de la paz”[25].

Vaticano, 8 de diciembre de 2016
Francisco
____________________
[1] Exhort. ap. Evangelii gaudium, 228.
[2] Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 1968.
[3] “Leyenda de los tres compañeros”: Fonti Francescane, n. 1469.
[4] Ángelus (18 febrero 2007).
[5] Ibíd.
[6] Ibíd.
[7] Discurso al recibir el Premio Nobel de la Paz (11 diciembre 1979).
[8] Homilía en Santa Marta, “El camino de la paz” (19 noviembre 2015).
[9] Homilía en la canonización de la beata Madre Teresa de Calcuta (4 septiembre 2016).
[10] N. 23.
[11] Ibíd.
[12] Discurso, Audiencia interreligiosa (3 noviembre 2016).
[13] Discurso a los participantes al tercer Encuentro Mundial de los Movimientos Populares (5 noviembre 2016).
[14] Cf. Discurso en el Encuentro interreligioso con el Jeque de los musulmanes del Cáucaso y con representantes de las demás comunidades religiosas del país, Bakú (2 octubre 2016).
[15] Discurso, Asís (20 septiembre 2016).
[16] Cf. Exhort. ap. postsin. Amoris laetitia, 90-130.
[17] Ibíd., 133.194.234.
[18] Cf. Mensaje con ocasión de la Conferencia sobre el impacto humanitario de las armas atómicas (7 diciembre 2014).
[19] Carta Enc. Laudato si’, 230.
[20] Exhort. ap. Evangelii gaudium, 227.
[21] Cf. Carta Enc. Laudato si’, 16.117.138.
[22] Exhort. ap. Evangelii gaudium, 228.
[23] Carta apostólica en forma de “Motu Proprio” con la que se instituye el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral (17 agosto 2016).
[24] Regina Coeli, Belén (25 mayo 2014).
[25] Llamamiento, Asís (20 septiembre 2016).

Estrellita

“En el principio existía la Palabra…”

Natividad de Nuestro Señor

Un hijo nos ha sido dado (Is. 9,5)

jesu

 

Estamos convocados a celebrar en Navidad el misterio incomprehensible de un Dios que decide hacerse hombre, para salvar a los hombres que se han alejado de Él. Sin embargo, Isaías, el profeta que nos ha enseñado que el nombre de Dios es Emanuel, el Señor con nosotros, nos confía un secreto que es al mismo tiempo, una prueba de amor y un desafío: Jesús, el hijo de la Virgen inmaculada, es “un hijo que nos es dado”. El Hijo del Padre eterno, el Verbo encarnado, el hijo de María, nos es dado como hijo.

Somos llamados a quererlo, cuidarlo, escucharlo, llevarlo, de igual manera que queremos, cuidamos, escuchamos y llevamos a un hijo.

Navidad es el tiempo para conmemorar este misterio. Misterio que la liturgia nos propone contemplar, meditar, durante las tres semanas en las que las fiestas se suceden para que podamos gustarlas: la natividad, la celebración de la Sagrada Familia, la maternidad divina, la manifestación a los paganos, la presentación al pueblo elegido en el borde del Jordán.

La alegría de los pastores de Belén, la veneración de los magos y la presteza de los primeros discípulos, revelan las distintas actitudes que Navidad puede hacer crecer en nosotros.En todo caso, en primer lugar, hay que recibir al Hijo del Padre eterno como a un hijo…

 

Libro de Isaías 52,7-10.

¡Qué hermosos son sobre las montañas
los pasos del que trae la buena noticia,
del que proclama la paz,
del que anuncia la felicidad,
del que proclama la salvación,
y dice a Sión: “¡Tu Dios reina!”.
¡Escucha! Tus centinelas levantan la voz,
gritan todos juntos de alegría,
porque ellos ven con sus propios ojos
el regreso del Señor a Sión,
¡Prorrumpan en gritos de alegría,
ruinas de Jerusalén,
porque el Señor consuela a su Pueblo,
Él redime a Jerusalén!
El Señor desnuda su santo brazo
a la vista de todas las naciones,
verán la salvación de nuestro Dios.

Salmo 98(97),1.2-3ab.3cd-4.5-6.

Canten al Señor un canto nuevo,
porque él hizo maravillas:
su mano derecha y su santo brazo
le obtuvieron la victoria.

El Señor manifestó su victoria,
reveló su justicia a los ojos de las naciones:
se acordó de su amor y su fidelidad
en favor del pueblo de Israel.

Los confines de la tierra han contemplado
el triunfo de nuestro Dios.
Aclame al Señor toda la tierra,
prorrumpan en cantos jubilosos.

Canten al Señor con el arpa
y al son de instrumentos musicales;
con clarines y sonidos de trompeta
aclamen al Señor, que es Rey.

Carta a los Hebreos 1,1-6.

Después de haber hablado antiguamente a nuestros padres por medio de los Profetas, en muchas ocasiones y de diversas maneras,
ahora, en este tiempo final, Dios nos habló por medio de su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas y por quien hizo el mundo.
El es el resplandor de su gloria y la impronta de su ser. El sostiene el universo con su Palabra poderosa, y después de realizar la purificación de los pecados, se sentó a la derecha del trono de Dios en lo más alto del cielo.
Así llegó a ser tan superior a los ángeles, cuanto incomparablemente mayor que el de ellos es el Nombre que recibió en herencia.
¿Acaso dijo Dios alguna vez a un ángel: “Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy?” ¿Y de qué ángel dijo: “Yo seré un padre para él y él será para mi un hijo?”
Y al introducir a su Primogénito en el mundo, Dios dice: “Que todos los ángeles de Dios lo adoren.”

Evangelio según San Juan 1,1-18.

Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
Al principio estaba junto a Dios.
Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron.
Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.
El no era la luz, sino el testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre.
Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció.
Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron.
Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios.
Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él, al declarar: “Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo”.
De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia:
porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.
Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.

 

Reflexión del papa Francisco en este día de Navidad:

Queridos hermanos y hermanas, feliz Navidad. Hoy la Iglesia revive el asombro de la Virgen María, de san José y de los pastores de Belén, contemplando al Niño que ha nacido y que está acostado en el pesebre: Jesús, el Salvador.

En este día lleno de luz, resuena el anuncio del Profeta: «Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado: lleva a hombros el principado, y es su nombre: Maravilla del Consejero, Dios guerrero, Padre perpetuo, Príncipe de la paz» (Is 9, 5).

El poder de un Niño, Hijo de Dios y de María, no es el poder de este mundo, basado en la fuerza y en la riqueza, es el poder del amor. Es el poder que creó el cielo y la tierra, que da vida a cada criatura: a los minerales, a las plantas, a los animales; es la fuerza que atrae al hombre y a la mujer, y hace de ellos una sola carne, una sola existencia; es el poder que regenera la vida, que perdona las culpas, reconcilia a los enemigos, transforma el mal en bien.

Es el poder de Dios. Este poder del amor ha llevado a Jesucristo a despojarse de su gloria y a hacerse hombre; y lo conducirá a dar la vida en la cruz y a resucitar de entre los muertos. Es el poder del servicio, que instaura en el mundo el reino de Dios, reino de justicia y de paz. Por esto el nacimiento de Jesús está acompañado por el canto de los ángeles que anuncian: «Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Dios ama» (Lc 2,14).

Hoy este anuncio recorre toda la tierra y quiere llegar a todos los pueblos, especialmente los golpeados por la guerra y por conflictos violentos, y que sienten fuertemente el deseo de la paz. Paz a los hombres y a las mujeres de la martirizada Siria, donde demasiada sangre ha sido derramada.

Sobre todo en la ciudad de Alepo, escenario, en las últimas semanas, de una de las batallas más atroces, es muy urgente que se garanticen asistencia y consolación a la extenuada población civil, respetando el derecho humanitario.

Es hora de que las armas callen definitivamente y la comunidad internacional se comprometa activamente para que se logre una solución negociable y se restablezca la convivencia civil en el País.

Paz para las mujeres y para los hombres de la amada Tierra Santa, elegida y predilecta por Dios. Que los Israelíes y los Palestinos tengan la valentía y la determinación de escribir una nueva página de la historia, en la que el odio y la venganza cedan el lugar a la voluntad de construir conjuntamente un futuro de recíproca comprensión y armonía.

Que puedan recobrar unidad y concordia Irak, Libia y Yemen, donde las poblaciones sufren la guerra y brutales acciones terroristas. Paz a los hombres y mujeres en las diferentes regiones de África, particularmente en Nigeria, donde el terrorismo fundamentalista explota también a los niños para perpetrar el horror y la muerte.

Paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo, para que se curen las divisiones y para que todos las personas de buena voluntad se esfuercen para iniciar nuevos caminos de desarrollo y de compartir, prefiriendo la cultura del diálogo a la lógica del enfrentamiento.

Paz a las mujeres y hombres que todavía padecen las consecuencias del conflicto en Ucrania oriental, donde es urgente una voluntad común para llevar alivio a la población y poner en práctica los compromisos asumidos.

Pedimos concordia para el querido pueblo colombiano, que desea cumplir un nuevo y valiente camino de diálogo y de reconciliación. Dicha valentía anime también la amada Venezuela para dar los pasos necesarios con vistas a poner fin a las tensiones actuales y a edificar conjuntamente un futuro de esperanza para la población entera.

Paz a todos los que, en varias zonas, están afrontando sufrimiento a causa de peligros constantes e injusticias persistentes. Que Myanmar pueda consolidar los esfuerzos para favorecer la convivencia pacífica y, con la ayuda de la comunidad internacional, pueda dar la necesaria protección y asistencia humanitaria a los que tienen necesidad extrema y urgente.

Que pueda la península coreana ver superadas las tensiones que atraviesan en un renovado espíritu de colaboración. Paz a los que han perdido a un ser querido debido a viles actos de terrorismo que han sembrado miedo y muerte en el corazón de tantos países y ciudades.

Paz —no de palabra, sino eficaz y concreta— a nuestros hermanos y hermanas que están abandonados y excluidos, a los que sufren hambre y los que son víctimas de violencia. Paz a los prófugos, a los emigrantes y refugiados, a los que hoy son objeto de la trata de personas. Paz a los pueblos que sufren por las ambiciones económicas de unos pocos y la avaricia voraz del dios dinero que lleva a la esclavitud.

Paz a los que están marcados por el malestar social y económico, y a los que sufren las consecuencias de los terremotos u otras catástrofes naturales. Paz a los niños, en este día especial en el que Dios se hace niño, sobre todo a los privados de la alegría de la infancia a causa del hambre, de las guerras y del egoísmo de los adultos.

Paz sobre la tierra a todos los hombres de buena voluntad, que cada día trabajan, con discreción y paciencia, en la familia y en la sociedad para construir un mundo más humano y más justo, sostenidos por la convicción de que sólo con la paz es posible un futuro más próspero para todos. Queridos hermanos y hermanas: «Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado»: es el «Príncipe de la paz». Acojámoslo.

 

 

 

Encarnado por obra del Espíritu Santo de María Virgen

raniero

El Espíritu nos invita a volver al corazón: Una Navidad más íntima y más verdadera

Cuarta predicación de Adviento del padre Cantalamessa: ‘El Espíritu nos invita a volver más verdadera la Navidad’

  1. Navidad, misterio “para nosotros”

Prosiguiendo con nuestras reflexiones sobre el Espíritu Santo, en la inminencia de la Navidad queremos meditar sobre el artículo del Credo que habla de la obra del Espíritu Santo en la encarnación. En el Credo decimos: “Por nosotros los hombres y por nuestra salvación descendió del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó en el seno de la Virgen María y se hizo hombre”. Meditemos sobre este artículo de fe, de una manera no teológica y especulativa, sino espiritual y “edificante”

San Agustín distinguía dos modos de celebrar un hecho en la historia de la salvación: como misterio (“en sacramento”), o como simple aniversario. En la celebración a la manera de aniversario, no se necesita otra cosa -decía- que “indicar con una solemnidad religiosa el día del año en el cual cae el recuerdo del hecho sucedido”; en la celebración de tipo mistérico, “no solo se conmemora un hecho, pero se hace de manera que se entienda su significado para nosotros y se lo acoja devotamente” 1.

La Navidad no es una celebración tipo aniversario (la fecha del 25 de diciembre no es debida, sabemos, a motivos históricos sino simbólicos y de contenido); es una celebración de tipo mistérico que exige ser entendida en su significado para nosotros. San León Magno ponía ya en luz el significado místico del “sacramento de la navidad de Cristo”, diciendo que “los hijos de la Iglesia fueron generados con Cristo en su nacimiento, como han sido crucificados con él en la pasión y resucitados con él en la resurrección” 2.

En el origen de todo está el dato bíblico que se cumplió una vez por siempre, en María: la Virgen se vuelve madre de Jesús por obra del Espíritu Santo. Tal misterio histórico como todos los hechos de la salvación se prolonga a nivel sacramental en la Iglesia y a nivel moral en cada alma creyente. María en su calidad de Virgen Madre que genera el Cristo es el ejemplar perfecto del alma creyente. Escuchemos como un autor de la Edad Media, san Isaac de la Estrella, resume el pensamiento de los Padre sobre este tema:

María y la Iglesia son una madre y más madres; una virgen y más vírgenes. Una y otra madre, una y otra virgen. Por esto en las Escrituras divinamente inspiradas lo que se dice de manera universal de la Virgen Madre Iglesia, se lo entiende de manera singular de la Virgen María… En fin, cada alma fiel, esposa del Verbo de Dios, madre hija y hermana de Cristo, es considerada también ella, a su manera, virgen y fecunda”. 3

Esta visión patrística ha sido traída a la luz en el Concilio Vaticano II, en los capítulos que la constitución Lumen Gentium dedica a María. Aquí, de hecho, en tres párrafos distintos se habla de la Virgen Madre María, como modelo ejemplar de la Iglesia (n. 63), llamada ella incluso a ser en la fe, virgen y madre (n. 64), y del alma creyente, imitando las virtudes de María, hace nacer y crecer a Jesús en su corazón y en el corazón de sus hermanos (n. 65).

2. “Por obra del Espíritu Santo”

Meditamos sucesivamente sobre el rol de cada uno de los dos protagonistas, el Espíritu Santo y María, para después intentar buscar algún pensamiento en vista de nuestra edificación.

Escribe san Ambrosio:

Es obra del Espíritu Santo el parto de la Virgen… No podemos por lo tanto dudar de que sea creador aquel Espíritu que sabemos ser Autor de la encarnación del Señor… Si por lo tanto la Virgen concibió gracias a la obra y a la potencia del Espíritu, ¿quien podría negar que el Espíritu es creador? 4

Ambrosio interpreta perfectamente, en este texto, el rol que el Evangelio atribuye al Espíritu Santo en la encarnación, llamándolo sucesivamente, Espíritu Santo y Potencia del Altísimo (cf. Lc 1,35). Eso es el “Spiritus creator” que actúa para llevar a los seres a la existencia (como en Gn 1,2), para crear una nueva y más alta situación de vida; es el Espíritu “que es Señor y da la vida”, como proclamamos en el mismo símbolo de la fe.

También aquí, como en los inicios, Él crea “desde la nada”, o sea desde el vacío de las posibilidades humanas, sin necesidad de ninguna ayuda o de ningún apoyo. Y este “nada”, este vacío, esta ausencia de explicaciones y de causas naturales se llama, en nuestro caso, la virginidad de María: “¿Cómo es posible? No conozco hombre… El Espíritu Santo bajará sobre ti” (Le 1,34-35). La virginidad es aquí un signo grandioso que no se puede eliminar o banalizar, sin desarmar todo el tejido de la narración evangélica y su significado.

El Espíritu que baja sobre María es, por lo tanto, el Espíritu creador que milagrosamente forma de la Virgen la carne de Cristo; pero también más, además que el “Creator Spiritus”. Él es para María, también “fons vivus, ignis, caritas, et spiritalis unctio” o sea: agua viva, fuego, amor y unción espiritual. Se empobrece enormemente el misterio si se lo reduce solamente a su dimensión objetiva, o sea a sus implicaciones dogmáticas (dualidad de las naturalezas, unidad de la persona), descuidando sus aspectos subjetivos y existenciales.

San Pablo habla de una “carta de Cristo escrita no con la tinta, pero con el Espíritu de Dios viviente, no sobre tablas de piedra pero en las tablas de carne de los corazones”(2 Cor 3,3). El Espíritu Santo escribió esta carta maravillosa que es Cristo, primero en el corazón de María, de manera que -como dice san Agustín- “mientras la carne de Cristo se formaba en el seno de María, la verdad de Cristo se imprimía en el corazón de María”. 5

El famoso dicho del mismo Agustín según el cual María “concibió a Cristo antes en el corazón que en el cuerpo” (“prius concepit mente quam corpore”) significa que el Espíritu Santo actuó en el corazón de María iluminándolo y inflamándolo de Cristo, antes aún que en el seno de María llenándolo de Cristo.

Solo los santos y místicos que tuvieron una experiencia personal de la irrupción de Dios en su vida pueden ayudarnos a intuir lo que debió probar María en el momento de la encarnación del Verbo en su seno. Uno de esos, san Buenaventura, escribe:

Sobrevino en ella el Espíritu Santo como fuego divino que inflamó su mente y santificó su carne, confiriéndole una perfectísima pureza. Pero también la potencia del Altísimo la veló para que pudiera sostener un semejante ardor…¡Oh, si tú fueras capar de sentir en qué medida, cuál y cuánto fue grande ese incendio bajado del cielo, cuál el refrigerio dado, cuál alivio infundido, cuál elevación de la Virgen Madre, la nobleza dada al género humano, cuánta condescendencia dada por la Majestad divina!

Pienso que entonces también tú merecerías cantar con voz suave, junto con la bienaventurada Virgen, ese canto sagrado: “Mi alma magnifica al Señor”. 6

La encarnación fue vivida por María como un evento carismático al máximo grado, que la volvió el modelo del alma “ferviente en el Espíritu” (Rm 12,11). Fue su pentecostés. Muchos gestos y palabras de María, especialmente en la narración de la visita a santa Isabel, no se entienden si no se mira en esta luz de una experiencia mística sin igual. Todo aquello que vemos obrarse visiblemente en una persona visitada por la gracia (amor, alegría, paz, luz) lo debemos reconocer en medida única, en María en la anunciación. María ha sido la primera en sentir “la sobria ebriedad del Espíritu” de la cual hemos hablado la vez pasada, y el Magnificat es el mejor testimonio.

Se trata entretanto de una ebriedad “sobria” o sea humilde. La humildad de María después de la encarnación nos aparece como uno de los milagros más grandes de la gracia divina. Como pudo María soportar el peso de este pensamiento: “¡Tú eres la Madre de Dios! Tu eres la más alta de las criaturas!”. Lucifer no había soportado esta tensión y, tomado por el vértigo de su propia altura, había precipitado. Maria no; ella permanece humilde, modesta como si nada hubiera sucedido en su vida que le permitiera tener pretensiones. En una ocasión el Evangelio nos la muestra en el acto de mendigarle a otros incluso la posibilidad de ver a su Hijo: “Tu madre y tus hermanos, le dicen a Jesús, están afuera y desean verte” (Lc 8, 20).

  1. De María Virgen”

Ahora consideremos más de cerca la parte de María en la encarnación, su respuesta a la acción del Espíritu Santo. La parte de María consistía, objetivamente, en haber dado la carne y la sangre al Verbo de Dios, es decir en su divina maternidad. Recorramos velozmente el camino histórico, a través del cual la Iglesia ha llegado a contemplar en su plena luz, esta inaudita verdad: !Madre de Dios¡ ¡Una criatura, madre del Creador! “Virgen Madre, hija de tu Hijo, humilde y más alta que cualquier criatura”: así la saluda san Bernardo en la Divina Comedia de Dante Alighieri. 7

Al inicio y durante todo el período dominado por la lucha contra la herejía gnóstica y docetista, la maternidad de María fue vista casi solo como maternidad física o biológica. Estos heréticos negaban que Cristo tuviera un verdadero cuerpo humano, o si lo tenía, que este cuerpo humano hubiera nacido de una mujer, o si había nacido de una mujer que hubiera tenido verdaderamente la carne y sangre de ella. Contra ellos era necesario por lo tanto afirmar con fuerza que Jesús era el hijo de María y “fruto de su seno” (Lc 1, 42), y que María era la verdadera y natural madre de Jesús.

En esta fase antigua, en la cual se afirma la maternidad real o natural de María contra los gnósticos y los docetistas, aparece por primera vez el título de Theotókos. De ahora en adelante será justamente el uso de este título que conducirá la Iglesia al descubrimiento de una maternidad divina más profunda, que podríamos llamar maternidad metafísica, en cuanto se refiere a la persona, o a la hipostasis del Verbo.

Esto sucede durante la época de las grandes controversias cristológicas del V siglo, cuando el problema central entorno a Jesucristo no es más el de su verdadera humanidad, pero aquel de la unidad de su persona. La maternidad de María no es más vista solamente en referencia a la naturaleza humana de Cristo, pero como es más justo, en referencia a la única persona del Verbo hecho hombre. Y como esta única persona que María genera no es otra cosa que la persona divina del Hijo, como consecuencia ella aparece como verdadera “Madre de Dios”.

Entre María y Cristo no hay solamente una relación de tipo físico, pero también de orden metafísico, y esto la coloca a una altura vertiginosa, creando una relación singular también entre ella y Dios Padre. San Ignacio de Antioquía llama a Jesús “Hijo de Dios y de María”8, casi como diríamos de una persona que es hijo de tal hombre y de tal mujer. En el Concilio de Éfeso esta verdad se vuelve para siempre una conquista de la Iglesia: “Si alguno -se lee en un texto por él aprobado- no confiesa que Dios es verdaderamente el Emanuel y que por lo tanto la Santa Virgen, habiendo generado según la carne el Verbo de Dios hecho hombre, es la Theotókos, sea anatema” 9.

Pero también esta meta no era definitiva. Había otro nivel que de la maternidad divina de Maria a descubrir, después de lo físico y de lo metafísico. En las controversias cristológicas, el título de Theotókos era valorizado más en función de la persona de Cristo que respecto a María, si bien era un título mariano. De tal título no se sacaban aún las consecuencias teológicas que se refieren a la persona de María, en particular, su santidad única. El título de Theotókos hacía correr el riesgo de volverse un arma de batalla entre las opuestas corrientes teológicas en cambio de una expresión de la fe y de la piedad hacia María.

Lo demuestra un particular incómodo que no va callado. Justamente Cirilo Alejandrino, que combatió como un león por el título de Theotokos, es el hombre que entre los Padres de la Iglesia, desentona singularmente respecto a la santidad de María. El fue entre los pocos que admitió francamente debilidades y defectos en la vida de María, especialmente a los pies de la cruz. Aquí, según él, la Madre de Dios vaciló en la fe: “El Señor -escribe- tuvo en ese punto que proveer a la Madre que había caído en el escándalo y no había entendido la Pasión, y lo hizo confiándola a Juan, como a un óptimo maestro para que la corrigiera” 10.

¡No podía admitir que una mujer, aunque fuera la madre de Jesús, pudiera haber tenido una fe mayor de la que tuvieron los apóstoles que, aunque eran hombres, vacilaron en el momento de la Pasión! Son palabras que derivan del general menosprecio hacia la mujer que había en el mundo antiguo y que muestran cuanto poco favoreciera reconocer a María una maternidad física y metafísica respecto a Jesús, si no se reconocía en ella también una maternidad espiritual, o sea del corazón además que del cuerpo.

Aquí se coloca la gran aportación de los autores latinos, en particular de san Agustín, al desarrollo de la mariología. La maternidad de María es vista por ellos como una maternidad en la fe. Sobre la palabra de Jesús: “Mi madre y mis hermanos son aquellos que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica, (Lc 8, 21), Agustín escribe:

¿Podría no haber hecho la voluntad del Padre, la Virgen María, ella que por fe creyó, por fe concibió, que fue elegida para que de ella naciera la salvación de los hombres, que fue creada por Cristo, antes que en ella fuera creado Cristo? Seguramente santa María hizo la voluntad del Padre y por lo tanto es cosa más grande para Maria haber sido discípula de Cristo, que haber sido Madre de Cristo” 11.

Esta última osada afirmación se basa en la respuesta que Jesús dio a la mujer que proclamaba ‘beata’, la madre por haberlo llevado en su seno y amamantado: “Bienaventurados más bien aquellos que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica” (Lc 11,27-28).

La maternidad física de María y aquella metafísica están ahora coronadas por el reconocimiento de una maternidad espiritual o de fe, que hace de María la primera y más dócil discípula de Cristo. El fruto más bello de esta nueva visión sobre la Virgen es la importancia que asume el tema de la ‘santidad’ de María. De ella -escribe también san Agustín- “por el honor debido al Señor no se debe ni siquiera hacer mención cuando se habla de pecado”.12 La Iglesia latina expresará esta prerrogativa con el título de “Inmaculada” y la Iglesia griega con el de “Toda Santa” (Panhagia).

4. El tercer nacimiento de Jesús

Ahora intentemos ver qué es lo que “el misterio” del nacimiento de Jesús por obra del Espíritu Santo de María Virgen significa “para nosotros”. Hay un pensamiento osado sobre la Navidad, que pasó de una época a otra en la boca de los más grandes doctores y maestros del espíritu de la Iglesia: Orígenes, san Agustín, san Bernardo y otros. Este dice en sustancia así: “De qué me serviría a mí que Cristo haya nacido una vez en Belén de María, si él no nace por fe también en mi corazón?”. 13 “Dónde es que Cristo nace en el sentido más profundo, sino en tu corazón y en tu alma?”, escribe san Ambrosio 14.

Santo Tomás de Aquino recoge la tradición constante de la Iglesia cuando explica las tres misas que se celebran en Navidad en referencia al triple nacimiento del Verbo: aquella del Padre, la temporaria de la Virgen y la espiritual del alma creyente.15 Haciéndose eco de esta tradición, san Juan XXIII, en el mensaje navideño de 1962 elevaba esta ardiente oración: “Oh verbo eterno del Padre, Hijo de Dios y de María, innova también hoy en el secreto de las almas, el admirable prodigio de tu nacimiento”

¿De dónde viene esta idea osada de que Jesús no solamente ha nacido “para” nosotros sino también “en” nosotros? San Pablo habla de Cristo, que debe “formarse” en nosotros (Gal 4,19); dice también que en el bautismo el cristiano se “reviste de Cristo (Rm 13,14) y que Cristo tiene que venir a “habitar por la fe en nuestros corazones”(Ef 3,17).El tema del nacimiento de Cristo en el alma reposa sobre todo en la doctrina del cuerpo místico. De acuerdo con ella, Cristo repite místicamente “en nosotros” lo que ha obrado una vez “para nosotros”, en la historia. Esto vale para el misterio pascual, pero también para el misterio de la encarnación: “El Verbo de Dios, escribe san Máximo Confesor, quiere repetir en todos los hombres el misterio de su encarnación”.16

El Espíritu Santo nos invita por lo tanto a “volver al corazón” para celebrar en este, una Navidad más íntima y más verdadera, que vuelva “verdadera” también la Navidad que celebramos exteriormente, en los retiros y en las tradiciones.

El Padre quiere generar en nosotros a su Verbo, para poder pronunciar siempre y nuevamente, dirigiéndose a Jesús y a nosotros juntos, aquella dulcísima palabra: “Tú eres mi hijo; hoy te he generado” (Eb 1,5). El mismo Jesús desea nacer en nuestro corazón. Es así que lo debemos pensar en la fe: como si en estos últimos días de Adviento, él pasase en medio de nosotros y golpeara de puerta en puerta como aquella noche en Belén, en la búsqueda de un corazón en el cual nacer espiritualmente.

San Buenaventura ha escrito un opúsculo titulado: “Las cinco fiestas del Niño Jesús”. Allí escribe qué quiere decir concretamente, hacer nacer a Jesús en el propio corazón. El alma devota, escribe, puede espiritualmente concebir al Verbo de Dios como María en la Anunciación, darlo a luz como María en la Navidad, darle el nombre como en la Circuncisión, buscarlo y adorarlo con los Magos en la Epifanía, y finalmente ofrecerlo al Padre como en la Presentación del Templo17.

El alma, explica, concibe a Jesús cuando, descontenta de la vida que conduce, estimulada por santas inspiraciones y encendiéndose de santo ardor, y para concluir tomando distancia decididamente de sus viejos hábitos y defectos es como fecundada espiritualmente por la gracia del Espíritu Santo y concibe en propósito de una vida nueva. ¡Fue la concepción de Cristo!

Este propósito de vida nueva debe entretanto traducirse, sin tardar, en algo concreto, en un cambio posiblemente también externo y visible en nuestra vida y en nuestros hábitos. Si el propósito no es puesto en práctica, Jesús es concebido pero no es “dado a luz”. ¡No se celebra “la segunda fiesta” del Niño Jesús que es el Navidad”. Es un aborto espiritual, uno de los numerosos ‘dejar para después’ de la cual la vida está llena y una de las razones principales por las cuales tan pocas personas se vuelven santos.

Si decides cambiar estilo de vida, dice san Buenaventura, deberás enfrentar dos tipos de tentaciones. Primero te se presentarán los hombres carnales de tu ambiente para decirte: “es demasiado arduo lo que emprendes; no lo lograrás nunca, te faltarán las fuerzas, te perjudicarás la salud; estas cosas no van bien con tu situación, comprometes el buen nombre y la dignidad de tu cargo…”.

Superado este obstáculo, se presentarán otros que tienen fama de ser y, quizás lo son también de hecho, personas pías y religiosas, pero que no creen verdaderamente en la potencia de Dios y de su Espíritu. Estos te dirán que si inicias a vivir de esta manera -dando tanto espacio a la oración, evitando las críticas inútiles, haciendo obras de caridad- serás considerado en breve un santo, un hombre espiritual, y como tú sabes muy bien de no serlo, acabarás por engañar a la gente y a ser un hipócrita, atrayendo sobre ti la ira de Dios que indaga los corazones. ¡Deja, tienes que hacer como todos!

A todas estas tentaciones hay que responder con fe: “¡No se ha vuelto demasiado corta la mano del Señor al punto de no poder salvarnos!” (Is 59, 1), y casi con ira contra nosotros mismos, exclamar, como Agustín a la vigilia de su conversión: “Si estos y estas, por qué no también yo?18.

Terminemos recitando la oración encontrada en un antiguo papiro en el que la Virgen es invocada con el título de Theotokos, Dei genitrix, Madre de Dios:

Sub tuum praesidium confugimus,

Sancta Dei Genetrix.

Nostras deprecationes ne despicias in necessitatibus,

sed a periculis cunctis libera nos semper,

Virgo gloriosa et benedicta.

Bajo tu amparo nos acogemos,

santa Madre de Dios;

no deseches las súplicas

que te dirigimos en nuestras necesidades,

antes bien, líbranos de todo peligro,

¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

(Traducción de ZENIT)

1 S. Agustin, Epistola 55,1,2 (CSEL, 34,1, p.170).

2 S. León Magno, Sermone VI de Navidad, 2 (PL 54, 213).

3 Isacco de la Estrella, Sermo 51; PL 194, 1863. 1865.
4
S. Ambrosio, De Spiritu Sancto, 11,40-43.

5 S. Agustin, Sermo Denis, 25,7; PL 46,938.
6
S. Bonaventura, Lignum vitae 1,3.

7 Dante, Par. XXXIII,1.

8 S. Ignacio de Antiochia, Efesinos, 7,2.
9
S. Cirillo Al., Anatematismo I contra Nestorio (DS, nr. 252)

10 S. Cirillo Al., In Johannem. XII,19-25-27 (PG 74,661-665).
11
S. Agustin, Sermones 72 A (Miscellanea Agostiniana, I, p.162).

12 S. Agostino, Natura e grazia, 36,42 (CSEL 60,p.263s.).

13 Cf. per es. Origene, Commento al vangelo di Luca 22,3 (SCh 87,p. 302).

14 S. Ambrogio, In Lucam, 11,38.
15
S. Tommaso d’Aquino, S. Th. IlI, q. 83,2.
16
S. Màximo Confesor, Ambigua (PG 91,1084.
17
S. Buenaventura, Las cinco fiestas del Nino Jésus, prologo (ed. Quaracchi, 1949, pp. 207 ss.).

18 S. Agustin, Confesiones,VIII,8 (“Si isti et istae, cur non ego?” ).